Historia de Mater

05-01-2016

Este edificio fue entregado en comodato por un tiempo por por la Iglesia Católica a las Religiosas del Sagrado Corazón en 1828, con el fin de que fundaran un colegio para mujeres, como el nuestro.

Paulina Pedreau estudió arte antes de ingresar a la congregación. En los primeros años de su vida religiosa, ella se sintió llamada a pintar un cuadro con la imagen de la Virgen María, con el fin de que al tenerla dibujada, estaría siempre presente entre ellas y sentirían más fuerte aún su compañía. Pidió permiso a la madre superiora para pintarla en uno de los muros del convento, por donde pasaban mucho las alumnas. Paulina tenía mucho talento, reunió las pinturas que necesitaría y con la ayuda del albañil que trabajaba en el lugar, prepararó el muro para dejarlo listo para iniciar su pintura.

Con gran trabajo y muchas horas de dedicación terminó la obra que realizó con cariño y esfuerzo. Lamentablemente ocurrió un problema, los colores que Paulina escogió, resultaron demasiado vivos y fuertes al estar recién pintados e hicieron que la pintura de la Virgen no pareciera muy bonita. El albañil consolaba a Paulina, diciéndole que con los días la tonalidad de los colores bajaría y que sería una pintura maravillosa, que sólo había que taparla y esperar…

Pasó un tiempo y un día sacaron el lienzo que cubría la imagen y se encontraron con una gran sorpresa: apareció la imagen de Mater tal cual hoy la vemos en nuestra sala. Fue un milagro tan sorprendente que la llamaron "la Virgencita". Años más tarde, el 20 de octubre de 1846, el papa Pío IX estuvo de visita en el convento y al ver esta imagen tan bonita, quedando emocionado, la bendijo y exclamó: "verdaderamente es Mater Admirabilis" lo que significa "madre admirable" y desde ese día quedó bautizada con el nombre que la conocemos hoy.

 

SIGNIFICADO SIGNOS DE LA IMAGEN

ð Postura de su cuerpo: Mater refleja con su postura una posición de descanso. Ella está reflexionando y contemplando en su interior los momentos vividos durante el día, para ponerlos en diálogo con lo que habita en su corazón.

ð Corona de estrellas alrededor de su cabeza: Son símbolo de que es la escogida como madre nuestra, reina del universo y de toda la creación.

ð Flor blanca de lirio o azucena: Simboliza su pureza de corazón. Es el pensar bien de los demás y reconocer el amor de Dios que vive en mi interior y en el de los demás, para ser compartido. Fuerza del corazón que permite ver en lo transitorio, lo permanente; en lo que parece banal, lo profundo; en lo que parece casual, el sentido histórico; en lo invisible lo visible.

ð Huso: Símbolo del trabajo dedicado, constante y sencillo para el servicio de otros. Signo que nos invita a participar con Mater de un mundo más fraterno y a tejer relaciones de amistad.

ð Costurero: Símbolo de la presencia de Dios en las necesidades y detalles de nuestra vida. Representa el estar disponible para los que nos necesitan.

ð Libro abierto: Símbolo de sabiduría de Dios que se nos revela por medio de Su Palabra (Sagrada Escritura), la que nos invita a profundizar y estudiar para conocerlo mejor y ponerla en práctica en medio del mundo que nos toca vivir. Nos revela la importancia de la lectura como medio de informarnos de lo que sucede en el mundo.

Mater nos llama a crear con ella un mundo más hermoso, 
donde el hombre y la mujer vivan con dignidad,
donde todo nos revele el rostro bondadoso de Dios.